Tenemos la concepción católica del individuo y de la sociedad considerando al hombre en su singularidad, racional, libre, llamada a perfeccionarse en la comunidad y abierta a la trascendencia.

Propiciamos una educación integral, aspiramos a la formación de criterios sólidos y propios en los alumnos, y orientamos al educando en el desarrollo de la personalidad y con conciencia de Patria.

Adoptamos para nuestros alumnos la educación personalizada y reconocemos a los padres como los principales agentes educadores de sus hijos; por lo que valoramos la participación de ellos para concretar esta tarea.