Nuestro Colegio posee más de 35 años de trayectoria y experiencia en educación.

En 1974 un grupo de padres adquiere el Instituto Belgrano…

En 1985 se creó la Fundación Saber que se hizo cargo del nivel secundario del Instituto Belgrano que otorgaba el título de Bachillerato Mercantil.

A partir de 1989 el Instituto abrió la sección primaria y se convirtió en Colegio San Francisco Javier en honor al patrono de las misiones.

 

En 1996la demanda de inscripciones y el crecimiento sostenido del colegio obligó a la institución a abrir el turno tarde de la sección primaria. En la sección secundaria y se cambió el plan de estudio, adoptándose el Bachillerato Humanista e incorporando las lenguas clásicas: latín y el griego.

En 2006 se abrió una extensión escolar de la sección primaria debido a la gran cantidad de alumnos, separando físicamente el colegio primario del nivel inicial.

Actualmente el colegio posee más de 750 alumnos en todos los turnos y secciones, abarcando desde Salita de 4 años hasta 5° año del Secundario. Se encuentra en Proyecto la aprobación de un Instituto Universitario.

Historia de Nuestro Patrono

FRANCISCO JAVIER, nació, el 7 de abril de 1506. A los dieciocho años fue a estudiar a la Universidad de París, donde se recibió en 1528. Dios estaba preparando grandes cosas, por lo que dispuso que Francisco Javier tuviese como compañeros a Pedro Favre y a Ignacio de Loyola, con quienes compartiría su importante misión y el camino a la santidad.

"¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si se pierde a sí mismo?", fue la frase que Ignacio logró arraigar en el corazón de sus amigos, quienes se abocaron a conquistar Oriente.

Llegó a ser uno de los siete primeros seguidores de San Ignacio, fundador de los jesuitas, consagrándose al servicio de Dios en Montmatre, en 1534.

Murió el 3 de diciembre de 1552, luego de vivir once años en Oriente, viajando y sufriendo privaciones para llevar la palabra de Dios a todas las almas.

Fue canonizado en 1622, al mismo tiempo que Ignacio de Loyola, Teresa de Ávila, Felipe Neri e Isidro el Labrador.